13:56

Más que pizarrones, juntas y salones de clase


El Viernes mi hija pequeña fue invitada la fiesta de un nuevo compañerito, la invitación mencionaba Sábado 5pm pero como ya conozco a la gente de esta ciudad salí de mi casa hasta las 6pm y tomando en cuenta que ese día había partido de México pues obvio llegaron la mayoría después de las 7:30 pm.

Me perdí camino al evento, iba yo sola con mi enana y ya estaba casi tirando la toalla buscando la bendita dirección, pero bueno, tomé el celular y gracias a dios se me había ocurrido pedir antes el número de la mamá del festejado.

Me contestó el papá, así con voz de: aja queúbole señito, no le aunque que llegue tarde, acá la esperiamos, hay harta gente que no ha llegado.

Llegué a la casa y como buena víbora que soy, pues que me fijo que la casa tenía techo de lámina, estaba en obra negra, el piso, era de tierra y me recibieron 3 niños sudados y llenos de mocos en la entrada.

Me esperaba otra cosa, será que como en la escuela todos los niños los ve uno iguales con el uniforme, bañaditos y peinaditos y a la mamá ni la veo,pues yo en mi mente percibí a todos iguales. Y no. Hay diferencias. No me importa tanto la condición social, pero sí la educación y ya he tenido malas experiencias en mi vida como misionera, yendo a casas así donde el señor está alcoholizado y en plena fiesta te vomita la espalda mientras trataba de agarrarte una nalga. El abuelito cuando te agachas a saludarlo en su silla de ruedas te pasa la mano y te agarra una chichi, la comadre que cada 5 palabras dice 10 groserias, la tía que te invita a su congregación de testigos y que cuando pides entrar al baño te lo encuentras todo miado, sin papel, sin toalla y sin agua.

Tomé aire, respiré profundo y le dije a mi niña antes de bajar del coche: si no te gusta la fiesta me dices y nos vamos.

Cual sería mi sorpresa que luego luego entrando me recibió toda la familia super amable, con una sonrisa, me ensartaron en menos de 1 minuto refresco, café, atole, tamales y botanita. Me pidieron discuplpas por la humildad de su hogar, cosa que me pareció muy tierna.

Me senté en un tablón junto a las otras mamás invitadas a la fiesta y comenzamos a platicar sobre la escuela nueva, yo era la nueva también, así que me pusieron al tanto de todititos los chismes. En resumen parece ser que soy la única que no soporta al maestro de deportes, jaja, vaya sorpesa, y bueno, la mayoría me dice que la escuela es una joya... que ellas vienen de otros colegios particulares muy famosos que yo conozco y que la verdad la calidad humana y académica de esta se los lleva de calle. Eso me dio consuelo.

Pasé una tarde preciosa, se me olvidó estar sentada en una silla de lámina rota, bajo la llovizna, en el frío sobre la coladera sin tapa que apestada a muerto mientras me comía mi delicioso pastel de café. Mi hija corría de un lado a otro con sus amiguitos y yo hice nuevas amigas. Gente humilde, pero linda que me brindó de 6 a 9 una sonrisa, me ofrecieron ayuda con mis dudas escolares, me abrazaban, me contaban sus cosas y me atendían como si fuera yo su hermana. Eso sí, me pusieron ya de apodo: la Corregidora, porque dicen que me la paso diciéndoles sus errores a todo mundo.. jajaja.

Salí contenta, y hoy por la mañana llevé a la escuela a mis niñas y oh sorpresa, la veo cerrada. Me bajo a preguntar y mis nuevas comadres me abrazan y me dicen: manita, murió el contador. No va a haber clases hasta mañana.

Cabe decir que el contador fue un jovencito como de 25 años que me atendió desde que pedí informes, él inscribió a mis niñas, me vendió los uniformes, o sea, tuve trato con él todo este tiempoo. Me impacté. Era hermano del director general, y hermano de 3 de los únicos 7 maestros de la escuela. Un chavito sonriente, siempre amable y de lo más correcto, algo raro de encontrar. Como es lógico, toda la escuela está de luto, parece que ya llevaba varios años ahí y era querido por todas las mamás de los niños, me invitaron al velorio, pero tenía trabajo, asi que hace ratito me llamó otra mamá para decirme que al rato sabrán de misas para que todas vayamos a apoyar a la familia.

Sentí feo, no lo conocí mucho, pero sí me impacté. Murió ayer, parece en un accidente de tránsito, así de rápido. Me fui a dejar a mis hijas a la casa y me salí a trabajar, me quedé pensando en lo rápido que cambia la vida de alguien.

Quiero aprovechar la calidad humana que me está regalando esta escuela, me gusta involucrarme en lo que rodea a mis hijas y creo que este será un buen sitio en el que me siento cómoda y puedo aprender mucho para ser mejor persona.

7 comentarios:

Marina dijo...

Hola Dorn es la segunda vez que paso y el blog esta muy lindo, me gusta como escribis, y la anécdota de esta fiesta, es muy tierna, es asi... uno a veces se lleva sorpresas con la gente que menos se imagina.
Te mando un beso.

marapenas@hotmail.com

mandame si queres un mail y te mando la invitación para mi blog.

La Menda. dijo...

Vaya.Me ha gustado tu post, y mucho.
Me alegro que hayas cambiado para bien tu primera impresión para con los amiguitos de tu hija( o su entorno). A veces, y donde menos uno lo espera, detrás del barro, puede aparecer una rosa.

Dorn, quiero saber como acaba, o al menos, como continúa en el tiempo, la historia del profesor inculto.

Lamento, sin haberlo conocido, la muerte del contador ( que no sé lo que es, supongo que será contable o administrador.

Y no me riñas, que ya estoy mejor.
Muchas gracias.

Colores dijo...

Hola linda!!! Bueno, te digo que en tu misma situación me hubiese pasado lo mismo... es lindo descubrir que uno está equivocado en sus pensamientos... estas cosas nos enseñan que debemos ser más objetivos y menos prejuiciosos.
Me gustó esta historia del nuevo colegio. Siento mucho lo del contador.
Te mando un beso enooooooormeee!!! muuuuuuuuuuuuuuaaaaaaaaaaaa!!!

Colores dijo...

El año que viene tendré nueva escuela para mi hijo... veremos que sucede!!! Estoy un poco impaciente y nerviosa!!!

Dorn dijo...

Marina, ahh gracias!! intenté entrar la otra vez pero me restringió el acceso, te mando en la tarde el correo!

Mendita, me alegra que estés mejor, ya contaré más sobre el profesor inculto, no te preocupes, con la situación de ayer no creí prudente hablar hoy por la mañana con él, ha de estar achicopalado y solo falto yo para acabar de arruinarle su día.

Colores, ojalá tengas tanta suerte como yo de caer en el lugar ideal, tal vez no socialmente, pero sí humanamente, me da gustisimo verte por aquí amiga.

Kyra dijo...

Dicen que el mapa no es el territorio, a veces lo que creemos que es no lo es como creemos. Que bueno que estas contenta con la escuela a pesar de los "detalles" que has encontrado; entiendo la molestia que te puede causar el que un maestro tenga ese tipo de errores puesto que desde que somos niños los profesores son como un ejemplo a seguir, pasamos la mitad del dia en las aulas y debemos de tomar todo lo que dicen como cierto (que ese es el objeto de ir a la escuela no? aprender), entonces el encontrarte con que una de esas personas en quien confias la educacion y desarrollo de tus hijos puede echar por la borda horas y horas de estudio pues es preocupante.

Sin embargo, es algo que no puedes cambiar, sobre todo por que es bien apreciado por los demas papas (que por algo ha de ser) solo te resta poner atencion en que su "mala ortografia" no produzca efecto en tus hijas.

Me da mucho gusto que hayas encontrado un lugar donde sientas esa confianza para que tus hijas convivan.

Dorn dijo...

Piñita, así es.. dijiste algo que yo también pense: si lo quieres.. por algo ha de ser, hay que darle oportunidad a las personas.