12:16

Frío de quirófano


Me han operado 3 veces en mi vida. La primera a los 15 años, como regalo le pedí a mis padres una rinoplastía, no soportaba mi nariz de tucán, me la dejaron hermosa, amo mi nariz.

De esa cirugía recuerdo que no sentí miedo alguno, pura emoción, recuerdo la placentera sensación de ser anestesiada y el conteo regresivo de 100, me quedé en el 98 jaja.. riquísimo. Recuerdo haber despertado a media cirugía, vi la cara de mi médico y a la enfermera, rieron, me dijeron, vuélvete a domrir y me sonrieron nuevamente diciendome adiós. Desperté adolorida del pecho, algo inexplicable, por qué me dolía el pecho? y tenía un moretón?, resulta que como estoy tan flaca mi médico se apoyo ahi durante la cirugía, porque en lugar de durar 35 minutos como estaba planeada, duró 3 y media horas, ya que al abrir encontró 3 cornetes en vez de 2 y uno del triple de tamaño. Me gustó ser operada, la recuperación fue algo incómoda pero valió la pena, mucho. No recuerdo nada malo, solo frío.

Mi segunda cirugía fue una cesárea de emergencia porque mi nena había reventado la bolsa y tuve derramamiento de líquido a goteo desde 1 mes antes de la fecha programada. Tuve miedo, mucho, conocía yo a mi médico perfectamente desde hace años, conocía el quirófano, mi padre entró conmigo, todo era más amable y alegre, sin embargo un frío intenso me atrapó durante todo el proceso. Desde el enema tan espantoso, la intravenosa, el bloqueo que era lo peor supuestamente no se me hizo tan malo. Me dolió cuando me metieron el uretero por la vagina pero minutos después no sentía nada del pecho para abajo. Quedé despierta, me medio drogaron y escuchaba todo, pusieron la s{abana esa para que uno no vea lo que le hacen, pero olvidaron un detalle, la lámpara de arriba es reflejante y podía yo ver todo mi interior punzante, sangrante y ví y sentí cada corte, de mi piel, la grasa, capa por capa, no dolía, pero fue bastante extraño, seguía sintiendo frío. Momentos después sentí manos dentro de mí, movieron todo, comencé a sentir náuseas, escuché el llanto de mi princesa, la limpiaron, sólo alcancé a decir: esta bien? me dijeron: completita!
Me la acercaron, la besé y me dormí. No supe nada hasta despertar en el cuarto de hospital, de la mano de mi esposo, nuevamente muriendo de frío.

Dos años más tarde pasé por lo mismo, curiosamente no recuerdo el enema, ni el bloqueo, solo recuerdo haberme reído mucho durante la operación, los médicos, mis amigos contaban chistes y me pedían: Dorn, no te rias porque se te mueven todas las tripas! me sedaron un poco más y solo me acuerdo de haber visto a mi bebé, besarla, derramar una lágrima y dormir. Desperté temblando en la sala de recuperación, totalmente muriendo de dolor, mi herida sangraba y el frío aumentaba mi dolor. Pedí un medicamento, no hizo efecto, terminaron aplic{andome algo muy fuerte en el muslo que fue lo unico que me alivió y curaron mi herida con más puntos, el frío intenso me hizo temblar tanto que reventé 2 puntos.

El recuerdo más fuerte de esas 3 cirugía es el frío, un frío que jamás he sentido en otros momentos, ni siquiera en la nieve, ni en Canadá, no me explico el motivo, es un frío que no se siente de fuera, sino que viene desde dentro y que es doloroso, que paraliza, que casi no permite pensar, que incomoda y que deja una huella en el cuerpo y en la mente de que algo grande pasa.

Alguien más que ha sido operado sintió este frío tan especial?

5 comentarios:

La Menda. dijo...

De amigdalas. Hace mucho. Me sobornaron con " comerás helados".

Ni comí helados, ni me gustó. No recuerdo el frio, recuerdo el dolor.
Como ahora, que siento dolor................

Marina dijo...

Hola, yo sentí " ese frío " cuando nació mi hija mayor después del parto, dicen que ese frío es normal, porque el cuerpo reacomoda la temperatura del cuerpo al no estar el bebe, yo lo único que me acuerdo que me tuvieron que tapar con 80 frazadas y que yo no para ba de temblar y mi marido abrazandome con fuerza para que yo parara de temblar, no me traumó, pero fue incómodo, duró media hora y así como vino se fue, fue raro, con mi hijo no me paso, pero te entiendo perfectamente!
Marina

marapenas@hotmail.com

si querés pasar por mi blog te invito, mandame un mail, un beso

Dorn dijo...

La menda, que te duele?

Marina, pero yo sentí ese mismo frio cuando me quitaron la nariz, será porque era parte de mi? jajaja

Ceteris Paribus dijo...

uuuy... a mi nunca me han operado de nada tonz no puedo opinar, my dear.

Dorn dijo...

Ceteris, neta??? que mujer tan sana!