9:16

Placeres culposos


Ciertos placeres de la vida nos hacen sentir vergüenza, enfermos, vulnerables y hasta locos. Defino placer culposo como aquello que nos da satisfacción de alguna manera, pero que al modo de ver del resto del mundo no son cosas correctas. Todos tenemos mañas, malos hábitos y cometemos actos que disfrutamos y que encierran entre el disfrute un toque de culpa por saberlos no totalmente correctos.

Entre los placeres culposos más deliciosos está el comer, y comer obviamente cosas no sanas, sentarse frente al televisor el fin de semana y empaquetarse cualquier cantidad de botana, embutidos, antojitos, refresco, pasteles y dulces. Sabemos que puede darnos diarrea, o que nos dolerá la panza, o que se nos llenará la cara de granos después de comer ese helado de chocolate cremosito o que simplemente alguno de estos días alguna arteria se tapará y moriremos precisamente ahi, en ese sillón del disfrute gastronómico dominical.

Otro gusto que es muy reconfortante anímicamente es salir a comprar ropa o zapatos o artículos inútiles que nos gusten, comprarse ese vestido, esos zapatos o la chamarra que tanto soñamos, ir a la tienda, disfrutar el olor a nuevo y llegar a casa estrenando, aunque debamos la mitad del crédito en las tarjetas, no importa, cuánta felicidad da el estrenar coche, casa, ropa, etc.

Hay un dicho que dice que más vale perder un amigo que perder una tripa, y es que hay veces que estamos acostads en cama y sentimos un gas a punto de salir. Sabemos que estamos solos, que podemos liberar esa presión y lo hacemos con tanto relax y sin miedo, sin pena ni delicadeza, simplemente que salga. Es algo tan natual y que sin embargo evitamos hacer siempre cuando estamos acompañados.

Pararse tarde...ahhh...si, que rico es. Quedarse dormido un domingo hasta que el cuerpo se harte de la cama, quedarse un rato más viendo la tele ahí hediondito, en pijama y si se antoja, volver a recostarse y echarse otros 15 minutitos más. Dormir es riquísimo, uno de mis placeres más deliciosos, disfrutar los típicos 5 minutos después de que sonó el despertador, aunque sabemos que en un rato más estaremos corriendo y arrepentidos de habernos quedado jetones.

Otro placer culposo es ese de chismear, juntarse con las comadres o los amigos y despepitar contra alguien, ser el cronista de un chisme nuevo e interesante, es liberador poder criticar defectos, tragedias y vidas ajenas. Aunque sabemos que eso no debe hacerse, no juzgar al de enfrente, pero bueno.. que más da, no está enfrente, es más ni siquiera sabe donde estoy.. jaja.

Y el último placer culposo natural que puedo integrar en mi lista personal es el de masturbarse, digo, a quién engañamos, todos lo hacemos, o lo hemos hecho o soñamos con hacerlo. Ese apapachamiento personal donde nadie más nos da más amor, cariño y placer que nosotros mismos. Perderse en nuestras propias manos y en nuestro oscuro pensamiento que nos hace ver esa luz más allá del túnel. Con las manos, con un dildo, un consolador, las tenazas, una toronja tibia, un pay de manzana, lo que sea, hasta con ese nuevo pingüino eléctrico que vibra cuando le agarras la colita, ese hermoso consolador rechoncho con 8 velocidades, doble tracción y todo terreno que escondemos entre las pijamas en la parte más recóndita del cajón junto a la cama.

Placeres culposos, después de todo, la culpa no existe...sólo la creamos.

6 comentarios:

La Menda. dijo...

Pero si pensé(antes de leer) que era un bote de caramelos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
(8 velocidades? uhhhhh!!!)
Yo le pondría de nombre "pingüi"
:)

Dorn dijo...

jajaja, pues da el mismo placer que un caramelito, yo le pondría.. y le pondría.. y le pondría. :P

Luisz dijo...

ja jo je

aaaaah ufff

Me sonrojé un poco, pero bueno, siempre digo que los segundos mejores placeres de la vida (el primero es obvio) se disfrutan en soledad: ver una buena película, ver el juego de tu equipo favorito, comprar libros, comer en calzones en la cama y obvio masturbarse.


Saludos.

Dorn dijo...

Luisz, pues a mi no me gusta estar solita, ver una pelicula solita no tiene chiste, con quien trato de adivinar el final? ver un partido sin escándalo y apostar que chiste tendría? comprar un libro ok... comer en calzones, te apoyo, hacerlo solo es mejor, y lo último sola o acompañada lo disfruto igual :P

Ceteris Paribus dijo...

una toronja tibia???

Dorn dijo...

Jajaja, si, no te sabes esa? meten una toronja al micro y la parten por la mitad para masturbarse, como si fuera una vagina tibiecita y jugosa :S pobres... imaginate qu eno le soplen antes, se cuecen el asunto.