10:34

Un diamante es para siempre


Alguna vez se han preguntado qué hacer con su cuerpo cuando mueran? Algunos piden ser enterrados de la manera tradicional dentro de una caja de madera acolchada y decorada por fuera, con sus mejores galas y a veces hasta con sus fotos preferidas u objetos predilectos.
Otros más prefieren ser cremados y poner sus cenizas en una urna que permanece en un casillerito, en el jarrón de la casa o ser arrojados al mar.
Ahora hay una nueva oportunidad de trascender físicamente.

Con tan sólo 500 gramos de ceniza del ser más querido podemos magnificar su recuerdo en forma de piedra preciosa. El abanico de precios va desde los 3.700 euros hasta los 15.500, si el diamante es de un quilate. La empresa Algordanza de Suiza ha aterrizado en Alicante, Valencia, y en breve en Castellón. Todas ellas hacen posible transformar el carbono del cuerpo humano en un diamante con un corte concreto.

Un anillo con la esencia del difunto o pendientes en forma de corazón son algunas de la piezas que ya han entregado a los clientes que han apostado por esta alternativa.
El proceso es siempre el mismo: se analiza el carbono de las cenizas del difunto y mediante un proceso químico se transforma en grafito.
El siguiente paso es someter ese grafito a una temperatura de 1.300 ó 1.600 grados, a una presión de 65 atmósferas y hacerlo durante un tiempo determinado.
Como es obvio, a mayor tamaño, más tiempo de cultivo. A la familia se le informa periódicamente del proceso que puede variar entre dos meses, seis meses y medio o un año.

Suena linda la idea, al menos para mí, si tuviera el dinero me encantaría convertirme en diamantes para que mis hijas me lleven junto a su corazón en un dije y también hacer una churumbela con las cenizas de mi esposo y llevarla el resto de mis días si es que llega a fallecer antes que yo.

Lo malo sería que con tanta delincuencia en un asalto me robaran al marido, que no?

3 comentarios:

La Menda. dijo...

Muchas gracias, y hago lo mismo.
Un saludo.
:)

La Menda. dijo...

MADRE EL AMOR FERMOSO Y HERMOSO.
Yo es que no me veo con un diamante colgando o superpuesto en algún lado y diciendo: "este es un familiar al cual apreciaba mucho"

Dorn dijo...

La menda, en serio? a mí se me hizo como de cuento de hadas, jaja.