10:47

Serie de eventos desafortunados con final incierto...



- No sirves para nada, sin mí no sobrevivirías, no vales ni un centavo.
Resultado: salí huyendo de casa.

- Mi vida, estoy embarazada.
Resultado: Usar el dinero de la titulación para pagar el hospital.

- Mi responsabilidad como abuela no es cuidarte a tus hijas.
Resultado: No encontrar empleo de tiempo completo en que me permitan llevar niños.

- Amorcito, como no alcanzaba usé las tarjetas de crédito.
Resultado: Perder la casa y el auto.

- Ya no puedo más, me voy.
Resultado: una familia fracturada y cuatro corazones heridos.

- Intentémoslo todo de nuevo.
Resultado: individuos con experiencia, abrazados trabajando en equipo y sobreviviendo cada día con las consecuencias de los errores cometidos.

(me confieso: el error de las tarjetas lo volvimos a cometer, pero qué otra opción había?)

7 comentarios:

Luisz dijo...

Creo que te copiaré la idea, algún día de diciembre o por ahí.

Y sin embargo, las decisiones malas y buenas nos han traído hasta aquí. No es tan malo después de todo, es cuestión de actitud (dice mi mamá), yo digo que hay que dejarse llevar.

Las tarjetas de crédito son el diablo.

AZ dijo...

Te mando un correo con lo que pienso ya que hay mucho en mi cabeza.

AZ

Kyra dijo...

Todo en esta vida pasa por algo... hay que unir los puntos, que al principio parecen dispersos. Al paso del tiempo, cuando volteas a ver hacia atras, veras que los puntos fueron un quiebre que modifico tu destino para ser mejor.

Un abrazo fuerte

Fran dijo...

Mi niña,

Aquí en venezuela tenemos un refrán:
Lo que no mata, engorda. Lo usamos mucho y no se si ustedes lo usan.

Traducido al diario de las vidas venezolanas quiere decir que todo lo que no sea capaz de matarte, te alimenta.
Como me puede alimentar perder la casa?
Que me abandone mi pareja?
Que mi madre no me apoye? de paso la mia tampoco lo hizo y aquí estoy, mejor que ella mil veces (gracias por darme la oportunidad de drenar eso).

Creo que ninguna de esas cosas son buenas, pero estás viva, estás junto a tus hijos, conservas tu conciencia y tienes escrupulos, buscas el bien, buscas el crecimiento. Creo que con desespero, en eso nos parecemos.
En esta vida todo es crecer, no importa cual es la meta ni en que punto de ella estas (es mi humilde opinión). Imagina que has alcanzado algo que querias y alli te estancaste.....creo que en ese momento dejaste de vivir.
Yo también tuve mi fractura familiar, dejé a mi primer esposo y creo que fué lo mejor porque era muy muy muy triste estar sola estando acompañada. Recuerdas la canción?. Estar contigo es estar solo dos veces, es estar solo al cuadrado.

Un besito.

Nos estamos leyendo

La Menda. dijo...

Joer, Dorn........Al final, lo que cuenta son los resultados.
Un abrazo.

Kodama San dijo...

toda causa tiene su concecuencia, por eso hay que pensar 100 veces antes de hacer algo que cambiará nuestras vidas para siempre. Pero también hay cosas que no se deben pensar tanto, sino simplemente arriesgarse, y entonces, cuando salen bien, tambien hay alegría :D

Dorn dijo...

Pensar.. es lo que me ha hecho caer en estos errores... creo debo dejarme llevar más por el corazón y menos por la cabezota.