11:21

Lo que mis hijas leen


Suelo cuidar lo que mis hijas ven en la tele, suelo platicar con ellas sobre sus amigas y lo que oyen y ven en la escuela, suelo evitar que me vean discutir con su papá, suelo cuidar el uso de malas palabras frente a ellas y bueno, aunque no puedo evitar mi mal hábito de poner apodos y ser despectiva al referirme de repente a algo trato de estar en constante contacto con el medio de mis hijas para que si lo noto contaminado lo limpio.

Mis princesas me salieron muy intelectuales, les encanta la lectura y suelen leer diario algún cuento o ya a estas alturas libros, de acuerdo a su edad y eso me da mucho gusto.

En la escuela les prestan libros de la biblioteca, supuestamente de acuerdo a su edad y la verdad pocas veces los tomo para leerlos yo, confío en el buen criterio de la maestra y de que no le van a permitir a mi hijas tomar un libro de adultos teniendo ellas apenas 8-10 añitos.

Sin embargo me encontré entre sus cosas un librito llamado: Chat Natacha Chat
Son pequeñas historias sobre la vida diaria de una niña de 12 años, me pareció agradable la portadita y decía (Para niños de 10 años en adelante) No soy espantada, pero verdaderamente no creo esto sea una lectura adecuada para mis hijas.

Natacha va rumbo a la escuela con su papá.
-Nati, mami me contó que quieren ponerle aretes al perro ¿es en serio?
- Lo que pasa pá, es que tenemos que ver bien qué onda, porque Pati y yo ya vimos que el maldito perro no se deja.
- Pero cómo se va a dejar!!!?
- Porque no se los hicimos cuando nació, como le hicieron ustedes conmigo, porque cuando eres bebé, ni entiendes ni puedes hablar y te los hacen. Mi perro Rafles ya tiene como 20 años y no se los hemos puesto.
- Eso no tiene que ver, le duele.
- No para nada! porque él no entiende y si no entiendes algo, no pelas y listo! te dejas hacer lo que sea.
- No Nati, si no entiendes algo es peor, porque no sbaes cuales serán las causas o consecuencias, eso agrega sufrimiento.
- Mira pá, nosotras le mostramos el arete al Rafles, él ve la causa y no hay sufrimiento!
- Pero el perro no sabe relacionar aetes con un pinchazo!
- No no, cuando él quiere bien que entiende, además él tiene que poner de su parte.
- A ver, y por qué quieren ponerle aretes?
- Porque así se va a ver guapísimo! y lo llevamos a que gane un concurso y ganará!
- Nati, el Rafles no tiene raza, lo hicieron en una licuadora.
- En serio??
- Es una manera de decir chiquita. A esos concursos van perros de raza.
- Bueno, ya te voy a decir la verdad, lo que pasa es que en la escuela vimos eso de las estrategias que usan los animales para conquistar a su pareja y Rafles es muy güey! No tiene estrategia, además de feo está ruco, se va a quedar soltero.
- Y qué animales viste en conquista?
- Vimos al burro que le da patadas a la burra, también vimos un ratón que cuando una le gusta se pone a saltar como idiota y le tira chorritos de pipí.
- Nati, es el instinto. Los perros no copian instintos de los leones, ni de las cebras ni de los humanos, no necesita aretes.
- Ay pá, tú que vas a saber de estrategias de conquista...
- No? entonces como encontré a mama?
- Si, tienes razón y cómo le hiciste papi?
- La pateé y le tiré chorros de pipí.
Risas. Risas. Risas.


La mayoría de las historias en el libro son de ese tipo, la niña enfrenta a su padres por todo, junto con su mejor amiga planea cómo navegar en internet sin que la descubran sus papás y les toma dinero sin permiso para comprar cosas de niña... utiliza palabras como guey, idiota, tarada, imbécil y estúpida. Senté a mis hijas y les pregunté qué les había parecido el libro que habían traido de la escuela. Su respuesta fue:

- Ah el libro que dice groserías? ya es viejo, era de la otra escuela y nunca lo devolvimos.

Santo dios...

7 comentarios:

Alejandrina Cara de Gallina dijo...

no te preocupes Dorn, tus hijas son muy buenas y no van a cambiar por leer un libro como ese, ni como ningun otro, es excelente que estes pendiente de lo que leen, ven y viven... esa es la mejor prevencion contra los males que atacan a los niños y jovenes... a mi de chica me prohibian leer ciertos libros relacionados con la religion, mi papa decia que por que no tenia en ese tiempo la fe firme... jajajaja. Mi papa siempre preocupado por la vida espiritual de sus hijos, tarde o temprano me converti en semi atea, pero el la lucha le hizo... jaja

El Badgeroso del 8 dijo...

La lectura para niños es un mercado que se confunde...

Estamos acostumbrados a buscar que los niños actuen como adultos, y cuando lo hacen se lo festejamos.

Actualmente, muchos libros para niños buscan prepararlos para entrar a la vida puberta o adolescente.

Este tipo de libros plantean al niño la vida desde el punto de vista de un adulto buena onda que les platica como podrian hacerle para que no se los coma vivos la pubertad.

Para mi, lo mejor que podria decir es: "Dejen que los niños sean niños y que los adultos sean adultos"

Te recomiendo que busques libros infantiles del FCE(Fondo de Cultura Economica), tienen buenos autores y titulos, que mas que historias sobre la vida, son cuentos que les despiertan la imaginacion, ademas que son muy baratos!

Saludos Dorn!

Alijodos dijo...

Es que se empeñan en llegar a los niños haciendo uso de, supuestamente, el lenguaje que deberían utilizar en esa edad...Craso error por que esas historias solo representan a los niños que no son obedientes, que mienten y que dicen groserias...y esos desde luego no son ni tus hijas ni mis hijos...Es que quieren hacer dificil lo facil...dios...
saludos bloggerianos.

Perla dijo...

Desde hace tiempo vengo fijandome que cada vez hay menos niñas NIÑAS, ahora la graaan mayoria esta vestida con ropa de mujer chiquita, donde quedaron aquellos overoles, pantalones, bermuditas, blusitas de colores lindos, niñas con coletas, trenzas o pelito suelto con su diadema, ahora solo ves a niñas queriendo ser mujercitas antes de tiempo, con taconcitos, pelo planchado, enchinado y hasta pintado y todo, triste la cosa, no?

El libro q dices..pfff que cosa mas fea. Lo bueno es q las enanas tuyas tienen mucho cerebro y saben para que se usa.

Besos!

Kyra dijo...

Perla tiene razon... hace algunos dias fui a un "tianguis" de la ciudad y me llama la atencion que la ropa parece de adulta pero en chiquita (ni yo me pondria lo que vi, con decirte).

Y lo mejor que se puede hacer, es hacer lo que esta en tus manos. Me refiero a que en la medida de tus posibilidades estes atenta a lo que tus hijas leen o ven, y que les ayudes a discernir entre lo que esta bien y mal; desgraciadamente no podras estar el 100% del tiempo con ellas y evitar multiples facores externos que interactuan con ellas diariamente, sin embargo, ten por seguro que has educado bien a tus hijas y que son buenas niñas, eso ya les dio a ellas grandes valores que les permiten elegir bien.

Dr. Mille Miglia dijo...

Pero no debemos olvidar tambíen que los niños son más despiertos ahora, es que con la tele y el internet se lo saben casí de todas todas. Eso de la ropa de niña que parece de mujer solo lo he visto con las pubertas, con las niñas pequeñas siempre las veo con sus "overoles" y pantaloncitos normales bueno al menos en mi familia sí.

Kodama San dijo...

Ve si jue!!, pero ya ves, ellas tienen suficiente "criterio" por así decirlo como para haberlo dejado pasar. Deberías sentirte una madre orgullosa ;)