12:40

Por cada lágrima una doble de alegría

Me pongo feliz cuando cada mañana amaneces junto a mí,
me pongo triste cuando me meto a bañar sobre un piso de azulejos rotos,
me vuelvo a alegrar cuando mis hijas me saludan con un beso y un Te Quiero sincero.

Me pongo feliz cuando comienzas a hacer bromas desde temprano y estás de buen humor,
me pongo triste cuando veo en mi clóset solamente 4 pantalones,
me vuelvo a alegrar cuando me ayudas a lavar los trastes.

Me pongo feliz cuando riego y admiro mis flores,
me pongo triste cuando veo las humedades, las gotas de lluvia y el moho sobre las paredes del cuarto,
me vuelvo a alegrar cuando escucho a mis niñas reír a carcajadas mientras juegan.

Me pongo feliz cuando pido un favor y me lo hacen sin refunfuñar,
me pongo triste cuando veo la bandeja del correo vacía,
me vuelvo a alegrar cuando veo que hiciste algo que habías prometido.

Me pongo feliz cuando llega la hora de cenar juntos,
me pongo triste cuando abro el refri y ya no hay nada,
me vuelvo a alegrar cuando me sorprendes con una pieza de pan.

Me pongo feliz cuando notas que algo me pasa,
me pongo triste cuando llega el estado de cuenta,
me vuelvo a alegrar cuando acaba cada uno de mis días y siempre estás a mi lado.

3 comentarios:

Menda. dijo...

Y yo me pongo feliz, cuando te veo feliz a tí......Ayyyy, mi Dorn!!!!!!

Kassiopea. dijo...

Jejejeje pues todos felices. Hay que intentar no estar triste.

Alijodos dijo...

Si tu estas feliz yo tambien lo estoy...espero y deseo que todo te vaya mejor a partir de ahora...un beso dorn...